Fighting for Women's Equality

Maria: Contraataca el acoso sexual y las posteriores represalias

March 10, 2013 | by
Maria, una madre soltera que mantiene a sus tres hijos pequeños, estaba trabajando de encargada de limpieza en el turno nocturno en San Francisco para ABM Industries Incorporated (ABM), una de las empresas contratistas de servicios de limpieza de edificios más grandes del país. En vez de brindarle a Maria un lugar de trabajo seguro, ABM fomentó un ambiente laboral hostil debido a su sexo en el cual se alentó al jefe de Maria a que la acosara sexualmente y con frecuencia. Durante los primeros dos meses de trabajo con ABM, Maria fue sometida a una cantidad garrafal de comentarios desagradables, pedidos de favores sexuales y ser tocada por su jefe de forma indeseada. Este acoso sexual escaló cuando una noche su jefe la agredió sexualmente en el piso de la oficina que ella estaba limpiando. Lea cómo ERA ayudó a Maria a contraatacar.

A pesar de que María tenía miedo de perder su trabajo si se quejaba, decidió juntar valor y quejarse ante ABM sobre el acoso y la agresión sexual. En vez de procesar la queja de forma directa, la compañía le hizo prestar juramento de guardar secreto a Maria y a otros testigos potenciales y les hizo firmar un “Acuerdo de confidencialidad.” Posteriormente la Comisión Estadounidense de Igualdad de Oportunidad en el Empleo (EEOC, por sus siglas en inglés) determinó que ese acuerdo fue ilegal. En vez de proteger a Maria mientras se llevaba a cabo la investigación de su queja, la compañía la trasladó a un puesto de corto plazo y luego la despidió unos meses después de que ella presentara la queja. A la vez, le permitieron al jefe de Maria que mantuviera su trabajo.

ERA comenzó a representar a Maria un poco después de que ABM la despidiera. Con la ayuda de ERA, Maria presentó una demanda por discriminación y represalias dentro del período legal permitido en contra de ABM anta la EEOC y ante el Departamento de Igualdad en el Empleo y la Vivienda de California (DFEH, por sus siglas en inglés). El 23 de abril de 2009, la EEOC emitió una decisión y determinó que había motivo razonable para creer que ABM había discriminado a Maria debido a su sexo y que había tomado represalias en su contra por haberla despedido del trabajo porque Maria se quejó por el acoso sexual.

El 17 de mayo de 2012, el jurado en la causa ante Tribunal Superior de San Francisco estuvo de acuerdo con EEOC, y le otorgó a Maria $812,001 en daños por acoso sexual y represalias por el juicio en contra de ABM y la sucursal de servicios de limpieza llamada Janitorial Services-Northern California. ERA y el estudio jurídico de San Francisco Talamantes Villegas Carrera LLP representaron a Maria en el juicio. La causa se llama Bojorquez contra ABM Industries Incorporated, et al., Causa Nro. CGC-10-495994, Tribunal Superior de San Francisco. Lea el comunicado de prensa sobre la victoria de Maria aquí.

Durante los últimos años, las empleadas de limpieza de ABM han entablado al menos una media docena de juicios por acoso sexual en contra de ABM. Estas causas incluyen dos juicios de demanda colectiva entabladas por EEOC. Una de esas causas de demanda colectiva es E.E.O.C. de EE.UU. contra ABM Industries Inc., et al., Causa Nro. 1:07-cv-01428 LJO JLT, que se presentó ante el tribunal federal del distrito este de California en 2007 en contra de los mismos acusados mencionados en la causa de Maria. Tal como en la causa actual, EEOC determinó que las 21 empleadas que formaron parte de la demanda colectiva fueron sometidas a un acoso sexual grave y generalizado en los sitios laborales de Central Valley en California, y que hubo pruebas que demostraron tal acoso e incluso la existencia de una agresión sexual. La causa se resolvió en el año 2010 por 5.8 millones.

Trabajar en un ambiente sano, seguro y libre de acoso y agresión sexual es esencial para la supervivencia del empoderamiento económico de mujeres trabajadoras de bajos ingresos y sus familias. El caso de Maria y los casos de otras mujeres que trabajan en la limpieza y mantenimiento resalta cómo el acoso sexual en contra de las mujeres inmigrantes en el ambiente laboral se ha convertido en una epidemia nacional. “Injusticia en el plato: las mujeres inmigrantes de la industria alimenticia en los Estados Unidos” es un informe publicado por Southern Povery Law Center. En este informe se menciona que un 80% de las mujeres inmigrantes mexicanas encuestadas asintieron haber sufrido acoso sexual en el trabajo en los campos de cultivo. Eso re refiere aproximadamente a la mitad de todas las mujeres que pertenecen a la fuerza laboral de los Estados Unidos que dicen que han sufrido al menos un incidente.

De manera similar, los dos y medio millones de mujeres trabajadoras domésticas de este país (muchas de las cuales son inmigrantes) enfrentan situaciones de acoso sexual grave y frecuente sin ser remediadas debido a que son excluidas de la mayoría de las protecciones laborales. La pobreza, las limitaciones culturales, las barreras idiomáticas, la condición de ser indocumentadas, el miedo, la vergüenza, la falta de información sobre sus derechos, y la escasez de recursos para ayudarlas hacen que sea increíblemente difícil que estas mujeres se presenten ante las autoridades y hablen sobre el acoso sexual que sufren en el trabajo.

Print Friendly, PDF & Email

Comments